martes, 7 de febrero de 2012

FOTOGRAFÍAS ANTIGUAS (1)


Textos introductorios para los distintos temas de la Exposición de Fotos Antiguas que realizamos con la Asociación Juvenil Rodacis-Cumbreñ@  en las navidades de 2008.  Va dedicado a sus auténticos protagonistas: los que nos observan desde el otro lado de la imagen, con todo el respeto.


LA GENTE Y EL DÍA A DÍA
Hay fotografías que son autenticas obras de arte, las personas aparecen espontáneas y cada una de ellas se muestra en una simetría perfecta; pero también es la misma fotografía la que tiene que salir natural y tiene que hacerse sin quererlo.
Podemos hablar de un grupo de amigas que posan de perfil; un burro cargado de niñas junto a la posada; unos amigos y su primer cigarrillo en la plaza; el veterinario, el medico y dos personas que serían Alcaldes; las faenas del campo junto a una yunta de mulos; el orgullo ante un gran frite.

Los famosos quintos; el teléfono que había antes; las escuelas con sus pupitres y sus tinteros; una excursión; los telares antiguos y típicos de nuestro pueblo; un médico que te metía la cuchara hasta dentro para verte simplemente las anginas; el antiguo comercio de Tori… tantas personas y tantas situaciones a lo largo de los años.
Ya se ha dicho que las fotos antiguas constituyen el reflejo de nosotros mismos, un espejo donde nos asomamos y donde se asomarán los que vengan; porque cada una de estas fotografías  constituye el flujo y la esencia de nuestro pueblo.


ACONTECIMIENTOS

San Isidro aparece, a lo lejos por la derecha, en una foto cargada de niños vestidos de trajes regionales con la auscultación del ribete del cura que parece decir algo; los postes de la cerca del fondo delatan el lugar: junto a la cruz de las escuelas.
Bailes regionales, la esencia misma de nuestras costumbres bajo las colchas sobre los balcones de la plaza; llama la atención que sean hombres y mujeres, que sean tantos, el atuendo de “Tío Fanegas”. El portal junto a la Farmacia (hoy una casa de ladrillo amarillo) resucita un instante si nos fijamos en él; detrás de los jóvenes, los niños saludan con sus camisas blancas subidos a las rejas de las ventanas. Lo mismo que los sombreros y las boinas que abundaban en una época en la que el sol relucía sobre el empedrado de la calle Ancha (entonces Generalísimo Franco).


Se hacían obras de teatro en el cine de “Tío Fermín” y vestidos de papel para lucirlos en las ferias junto a los adornos de las carrozas… Una foto para cada cosa, como cuando le otorgaban a Joaquín Chirito una silla de ruedas y el Alcalde (Pacochín o Don Adelmo), el Secretario, sus padres, el pregonero y cuantos muchachos se juntaban a su alrededor se exponían ante el objetivo que iba a tomar nota de la instantánea de ese momento.
Pero de todas las fotografías de acontecimientos, deténganse en los vestidos de ese grupo de mujeres de mantón y peineta que, junto al hombre de traje blanco y sombrero ladeado, posan delante de la estupenda fachada de la fábrica.

Jesús Bermejo Bermejo.                 La Cumbre 2008.

Aprovecho para dar las gracias a todas aquellas personas que colaboraron y fueron, directa e indirectamente, protagonistas de aquel evento cultural; ya que, gracias a que nos dejaron un momento sus fotografías antiguas para su escaneo y almacenaje informático posterior, conseguimos una fuente histórica gráfica realmente extraordinaria de lo que es la Historia de La Cumbre en el siglo XX.


No hay comentarios:

Publicar un comentario